Filosofía del despacho

El Procurador es un profesional del Derecho que representa a sus clientes ante los Juzgados y Tribunales, recibiendo y practicando los actos de comunicación que les encomienda la Ley. Nuestra profesión se entiende como una verdadera ayuda al abogado y no como meros tramitadores de información.


El Procurador es un colaborador fiel con los órganos judiciales en la función de administrar justicia, actuando con profesionalidad, honradez y lealtad en defensa de los intereses de sus representados, evitando recursos innecesarios y buscando soluciones a todos los problemas e inconvenientes que surgen inesperadamente en un procedimiento judicial.


El Procurador ofrece toda la información a sus abogados y clientes sobre el desarrollo del proceso judicial, realizando los emplazamientos, notificaciones, citaciones y requerimientos judiciales que la Ley le permite y asistiendo a todos los actos necesarios en representación de su cliente y evitándole a éste desplazamientos y preocupaciones innecesarias.


El Procurador debe ser el más fiel colaborador del abogado elegido por el cliente, coordinándose con ambos hasta tal extremo que el despacho del procurador esté tan cerca del despacho del abogado que sus funciones sean absolutamente complementarias, empezando la labor del Procurador donde termina la del abogado (y viceversa en el sentido contrario) enriqueciendo la defensa del letrado, en beneficio de los clientes de ambos.


Finalmente, el Procurador es un "conseguidor", ágil en los juzgados, ágil en la tramitación de los procedimientos, ágil ante los Registros de la Propiedad, las Notarías, los Organismos Públicos, las Gestorías, etc... En resumen, el Procurador es, además de un profesional del Derecho, un "prestador de servicios", que pone toda una "organización" al servicio de sus clientes y de sus abogados, de los órganos judiciales y, en suma, de la sociedad.


ABA Procuradores - Quienes somos
ABA Procuradores - Quienes somos

PÍDANOS PRESUPUESTO